• Volver
  • |
  • Inicio
  • |
  • Sobre el AHJ
  • |
  • Fondos y colecciones
  • |
  • Archivo digital
  • |
  • Patrimonio y memoria
  • |
  • Noticias
  • |
  • Servicios
  • |
 
Archivo Histórico
Realiza aquí tu busqueda

Miguel Fonaguera - Archivo Histórico

imagen
Miguel Fornaguera i Ramón

1893-1982

Fechas Extremas: 1906-1988

Volumen: 320 carpetas

 

Miguel Fornaguera i Ramón (1893-1982). Pedagogo catalán que llegó a Bogotá en 1914. Se vinculó al Gimnasio Moderno como profesor de geografía, donde implementó el excursionismo escolar y el método Decroly.

Se desempeñó como vicerrector de la Universidad del Cauca, director del dormitorio para niños Nemesio Camacho, jefe de personal de la fábrica de muebles Camacho y Roldán, y corresponsal del periódico El Tiempo.

En 1933 regresó a Cataluña, España, donde fue profesor y estuvo encargado de la dirección de la colonia escolar Alba de Ter. Allí se vió envuelto en los trágicos sucesos desencadenados por la Guerra Civil, que lo obligaron a exiliarse definitivamente en Colombia.

Su documentación ingresó al Archivo Histórico Javeriano en 2012 como donación de su familia.

En el Fondo se encuentran documentos relativos a:

 

- Historia de la educación.

- Pedagogía.

- Gimnasio Moderno.

- Guerra Civil Española.

- Colonias escolares.

- Excursionismo escolar.

- Documentación y correspondencia personal.

 

 

 

 

 

 

Dibujo del niño Rubén Dager (1929)

El fondo Miguel Fornaguera i Ramón conserva el manuscrito original del cuaderno de Rubén Dager de la clase llamada realidad dictada en el Gimnasio Moderno en 1929. Este cuaderno llevaba el dibujo del barco anterior. En esta clase se trataba temas de contexto nacional e internacional como la economía, la moda, la relación comercial y la geografía.

En 1947 Miguel Fornaguera i Ramón escribe en Bogotá el documento El problema de la escuela primaria en Bogotá , en donde afirma que hay un déficit de 79.800 niños de 7 a 14 años que no están estudiando. Lo anterior afecta el proceso de desarrollo de Colombia.

Además afirma que, la escuela primaria no tiene el objetivo de formar académicamente al niño. De acuerdo con Fornaguera,

La escuela primaria en una ciudad, no tiene por misión exclusiva alfabetizar o instruir mas o menos, esta es la menos importante. Su tarea principal está en guardar al niño, durante 6 horas del día, en formarle hábitos y orden, constancia y trabajo, en desarrollarle el sentido de aseo y de respecto, en inculcarle sentimientos de amor y de verdad; en fin, en darle una preparación para adaptarse a la vida artificiosa de la urbe. (Fornaguera, 1947,p.2)

El profesor Miguel Fornaguera i Ramón consideraba que la educación era el medio para el progreso. En su fondo se conservan las estadísticas oficiales del número de estudiantes y profesores y el nivel educativo de los mismos. De esa manera Fornaguera argumenta que no existen suficientes centros educativos para principios del siglo XX en Colombia. En el documento se confirma que para 1918 en Cundinamarca era necesario fundar 2536 escuelas.

                      Tabla instrucción primaria social

                     Clasificación del personal docente 


Miguel Fornaguera i Ramón llego a Colombia en barco aproximadamente en 1914. Apenas 50 años antes se iniciaba el proyecto de la navegación a vapor en el país. En 1881 se construyó en Santa Marta la primera Compañía Colombiana de Vapores, cuyos accionistas además del gobierno del Magdalena fueron los samarios Manuel J. De Mier, Alejandro Echeverría, José Alzamora y el inglés Robert Joy (Villoría, 2019).

No obstante, de acuerdo con el Banco de la República, durante el gobierno de Rafael Reyes en 1908 el dominio naviero del país se monopolizó y se regularizaron las tarifas. Lo cual permitió que el alemán Luis Gieseken concentrara la mayoría de la naviera del país, este negocio político es conocido como la "época Gieseken-Reyes". (Villoría, 2019)

El economista y abogado Aníbal Galindo observó en 1874 las condiciones del transporte fluvial y terrestre en Colombia de la siguiente manera:

El estado normal de las comunicaciones entre Bogotá y el Magdalena es una anormalidad crónica. Para que los buques lleguen a Honda es preciso que llueva, y entonces no hay camino de tierra, entonces es que la carga está demorada; y para que haya camino de tierra y la carga no se demore, es preciso que no llueva, y entonces no pueden subir los vapores. (Muriel, s.f, p.27)

De tal manera que si había verano no podía navegarse y si había invierno no había transporte terrestre a la capital. Con lo anterior podemos decir que Fornaguera i Ramón vivió una aventura llegando al puerto de Colombia y luego llegando a su capital. De tal desafío solo nos quedan los siguientes tiquetes de barco.

 

 

Fuentes

Viloria de la Hoz, J. (13 de junio de 2019) Vapores del progreso: Aproximación a las empresas de navegación a vapor por el río Magdalena, 1823-1914. Banco de la república. Recuperado de https://www.banrepcultural.org/biblioteca-virtual/credencial-historia/numero-290/vapores-del-progreso-aproximacion-las-empresas-de-navegacion-rio-magdalena

Muriel, R. (s.f.) Colombia: Comercio y Transportes 1850-1929. Editorial pi. Colombia. Recuperado de https://editorialpi.net/obras/colombiacomercioytrasportes.pdf