Época Colonial

¬

Introducción

¬

La adversidad de un género

¬

Algunos elementos novelescos

¬

Primera novela latinoamericana


Siglo XIX

¬

Introducción

¬

Novela histórico-romántica

¬

Novela post-romántica

¬

Novela costumbrista

¬

Novela realista

¬

Novela modernista


Siglo XX

¬

Introducción

¬

Modernismo/modernidad

¬

Novela sobre la violencia

¬

Un capítulo aparte: Gabo

¬

Novela reciente

¬

Posmodernidad en la novela colombiana


Siglo XIX

Novela post-romántica

El giro hacia lo local costumbrista y hacia lo presente en las novelas postrománticas no es muy afortunado. Si bien, se escriben muchas novelas (muchas de ellas dedicadas a narrar lo que podría enunciarse como los misterios de Santafé: sus secretos y terrores), sólo algunas alcanzan cierta notoriedad. De entre lo destacable se encuentra la producción de doña Soledad Acosta de Samper, la mejor novelista colombiana del siglo XIX, quien cultivó el género histórico en novelas como una Holandesa en América (1869), donde ese narra el alzamiento del general Melo y se describen las costumbres campesinas de Holanda, así como Aventuras de un español entre los indios de las Antillas (1905), donde narra la conquista y colonización de Cuba , Puerto Rico y Santo Domingo.

Correspondiente a este periodo, pero de otro corte, se publica en Colombia (1867) María, de Jorge Isaacs, la obra más leída de América en su momento; novela que incorpora a las letras nacionales las resonancias líricas de un paisaje autóctono y el romanticismo sentimental europeo. María recoge de algún modo cierta simpatía hacia la melancólica sentimentalidad, así como un romanticismo erótico, poco cultivado en el país.

Todas las categorías del romanticismo sentimental se encuentran allí ejecutadas con serenidad y elegancia: las lágrimas, el tema sepulcral, el triunfo de la muerte, la idealización romántica de la figura femenina, pero también el paisaje y la naturaleza confundidos con el estado de ánimo. Junto a ese aire romántico universal, la novela también enseñó a los lectores hispanoamericanos, muchas características nacionales; un localismo que se encuentra estéticamente muy bien logrado, en la medida en que el costumbrismo que se refleja es involuntario y artístico a la vez.

Es posible achacar a María su falta de hondura en la discriminación sicológica, la insistencia en la pasión para mover al llanto, su melosería y hasta su fragilidad en la trama, pero en realidad la novela se sostiene no sólo por su masiva recepción, sino por su conciencia de género, pues son estos precisamente los rasgos de la novela idílica o de adolescencia. Además de éxito editorial indiscutible, María constituye también una fuente de influencia muy poderosa en la novelística hispanoamericana que la hace ocupar un lugar muy destacado en las letras del continente.


Subir


Programa de actividades

 ¬

Reseñas

 ¬

Foro virtual

 ¬

Talleres virtuales

 ¬

Ensayo final

 ¬

Manual de novela colombiana

 ¬

Síntesis de Modelos historiográficos

 ¬

Bibliografía virtual

 ¬

Bibliografía general

 ¬

Novela Colombiana en la red

 ¬

Contacto académico

 ¬


Pontificia Universidad Javeriana