¬

Jaime Alejandro Rodríguez
Posmodernidad en la novela colombiana. Narrativa colombiana de fin de siglo - Metaficción en la novela colombiana

¬

Luz Mery Giraldo B.
Narrativa colombiana: búsqueda de un nuevo canon

¬

Alvaro Pineda Botero
Del mito a la posmodernidad - La fábula y el desastre. Estudios críticos sobre la novela colombiana. [1605-1931]

¬

Raymond L. Williams
Novela y poder en Colombia - Posmodernidades latinoamericanas: La novela posmoderna.

¬

Bodgan Piotrowsky
La realidad nacional colombiana en su narrativa contemporánea

¬

Carmenza Kline
Apuntes sobre literatura colombiana -comp.-

¬

Peter G. Earle
Grabriel García Márquez

¬

Angel Rama
La narrativa de Gabriel García Márquez. Edificación de un arte nacional y popular

¬

William Rowe
García Márquez: La máquina de la Historia

¬

Rubén Jaramillo Vélez
La postergación de la experiencia de la modernidad en Colombia - Tolerancia e ilustración

¬

Treinta años después
Ponencias del IX Congreso Nacional de Literatura, Linguística y Semiótica

¬

Héctor H. Orjuela
El desierto prodigioso y prodigio del desierto" de Pedro Solís y Valenzuela. Primera novela hispanoamericana.

¬

Augusto Escobar
La violencia: ¿Generadora de una tradición literaria?

¬

María Elvira Villamil
La narrativa colombiana reciente

¬

María Helena Rueda
La violencia desde la palabra


Alvaro Pineda Botero - Del mito a la posmodernidad


LA ESTRUCTURA ABISMAL

Un roman est un miroir quon proméne le long d'un chemin.
Stendhal, Le rouge et le noi (Ch. 13, 1 P.)
C'est le miroir qu avec moije proméne.
André Cide, Les Faux Monnayeurs, (Ch. XVIII, I R)

En la Edad Media los artífices de emblemas nobiliarios, quizás influenciados por tradiciones herméticas como la de la sección áurea, hacían aparecer dentro del escudo heráldico otro escudo similar, guardando ciertas proporciones e imitando la caja china. Fue la prefiguración, o una forma incipiente, de las preocupaciones centrales de Masaccio y Mantegna y, en general, de todo el arte renacentista: la perspectiva.

La perspectiva no incluye solamente las líneas de fuga hacia el centro del horizonte del cuadro, sino la organización misma de la anécdota. Ya Giotto lo había intentado y Masaccio logró organizar a los personajes en círculo, de tal manera que en sus cuadros algunos quedan de espaldas al espectador y sugieren con su actitud o mirada otro centro de interés. Alberti llamó prospettiva legittima a una variación de este procedimiento, que implica el uso de un personaje marginal cuyos ojos, localizados a cierta altura, 'enganchan' nuestra mirada dirigiéndola hacia el punto central. Son frecuentes también en la pintura de aquella época personajes que señalan, con gestos expresivos, principalmente con el índice de la mano derecha, la dirección que se supone debe seguir nuestra mirada. Así, dentro de la obra se incluyen gestos o procedimientos encaminados a resaltar el tema 0 el personaje central, y al mismo tiempo se ofrecen como llaves de interpretación.

Van Eyck, en 'Giovanni Arnolfini y su esposa' presenta otra variación de estos juegos. Los protagonistas (Giovanni Jean), miran de frente al espectador, y aparecen reflejados, también de frente, en un espejo minúsculo al fondo de la habitación, a espaldas de ellos mismos, lo que sólo puede ser explicado por el uso de otro espejo frente a la escena, exterior al cuadro.

'Las Meninas' de Velásquez, obra típica del barroco español, es un ejemplo magnífico de distorsiones que no surgen sino a medida que se analiza la obra, explicables por personajes y espacios virtuales externos al cuadro mismo. En pleno Renacimiento, artistas como Brunelleschi o Alberti produjeron pasmo entre sus vecinos con artilugios en los que, mirando por un agujero, se veía reproducido por ejemplo el Baptisterio de Florencia con las nubes moviéndose en el cielo.

Esos experimentos con la visión han cautivado siempre al hombre. Por eso, elementos tan propios de nuestra cotidianidad como la puerta y la ventana, han llegado a adquirir la categoría de símbolos misteriosos que pueden significar una cosa y a la vez su contraria: sirven de entrada o de salida; permiten o impiden el paso según estén abiertas o cerradas; son ayuda o barrera a la visión y a la audición. Al estar encajadas en el muro, pueden moverse o permanecer inmóviles. Son símbolo de peligro (abiertas) o de seguridad (cerradas), y también símbolo del futuro y del destino, o del pasado, según las miremos de frente o les demos la espalda.

Cuando miramos a través de ventanas colocadas en línea, cada una se convierte en marco de las siguientes, siendo el ojo el primer marco. Muchas obras de arte siguen este patrón; sus líneas o fuerzas convergen hacia un centro (domina la fuerza centrípeta), y nos referimos a ellas como "obras cerradas'. En otras, por el contrario, el diseño interior asume la forma del laberinto, no hay patrones de convergencia, privan las fuerzas centrífugas y la obra será de naturaleza 'abierta'.

Todas estas búsquedas han tenido su correspondencia en la literatura: en Las mil y una noches, el rey oye de boca de la reina su propia historia infinita y circular (Noche DCII); y en Hamlet, Hamlet es espectador de su propia historia.

El Quijote, por su parte, debe mucho de su encanto a ese juego constante entre varios narradores, a la aparición de nuevos manuscritos con versiones diferentes sobre la historia que leemos, a las digresiones, relatos, discusiones de crítica y teoría intercalados, y sobre todo, a la paradoja de don Quijote y Sancho, entes de ficción, conscientes de su propia ficción (en la segunda parte). En esta obra, en varias ocasiones, un grupo de escuchas aplaude, rechaza o comenta los relatos intercalados, sirviéndole de marco (o ventana), a un nuevo nivel de ficción, tal como sucede con las personas que escuchan la lectura de "El curioso impertinente" en la venta (a partir del Cap. XXXIII de la primera parte). Es la forma literaria de la prospettiva legittima de Alberti, y desde otro punto de vista, equivale al coro de la tragedia griega que, como analiza Nietzáche, representa 'la¡ multitud dionisíaca' (Origen de la tragedia) . Al coro le incumbe exaltar el espíritu de los presentes, para que en el escenario no vean a un hombre con máscara sino a un héroe trágico. En el caso de "El curioso impertinente', la actitud del grupo (equivalente de coro) nos está exhortando a ver una nueva manifestación de arte dentro de la obra. Los oyentes de la lectura en la novel de Cervantes, o el coro en la tragedia griega, enfatizan la idea de lo espiritual, y se constituyen en marcos dentro del marco La multiplicidad de marcos potencializaría el espíritu en la obra.

En literatura muchas figuras están construidas dentro d estas tradiciones. La prefiguración es aquel elemento que anuncia otro similar pero de características mayores; es un forma de anticipación, "encamina" nuestra mirada o nuestro interés hacia lo más importante, que apenas está por ven¡ 'El gracioso' en el teatro clásico parodia, remeda y a veces complementa las actuaciones del héroe; es su duplicación caricaturizada. La parodia en general duplica y deforma lo ausente; en la metáfora, una parte es reflejo de la otra.

Estas formas retóricas se relacionan obviamente con temas como el espejo, la otredad y el desdoblamiento, la voz interior. Inclusive los motivos del descenso a los infiernos, la victoria de la luz sobre las tinieblas o frases como 'había una vez...', implican sentimientos parecidos. En última instancia, la literatura toda, si la vemos como un intrincado proceso de intertextualidad, no sería más que infinitas multiplicaciones de los mismos motivos (el amor, la muerte y la nostalgia) en la gran cámara de espejos de la existencia. Obras maestras en muchas de estas prácticas dentro de la literatura moderna, son las obras Niebla, de Unamuno; Seis personajes en busca de autor, de Pirandello; Les--Fáux Monnayeurs, de Cide y muchos de los cuentos de Cortázar.

El llamado por la crítica moderna personaje "focalizador', es en realidad una aplicación de la misma prospettiva legittima. En la novela En diciembre llegaban las brisas de Marvel Moreno, como vimos en otro capítulo, Lina no asume propiamente las funciones protagónicas de la narración; sus gestos y actuaciones sirven tan solo para descubrir y acentuar las vidas de las verdaderas protagonistas: Dora, Catalina y Beatriz.

Así, la mirada (en el caso de las artes plásticas), la imaginación en el momento de la lectura (también el oído en ciertas piezas musicales, como la fuga), son impelidos hacia planos cada vez más lejanos y de mayor abstracción, en procesos de lannzamiento al infinito, que tienen por objeto confundir al espectador y- hacerlo plantearse insistentemente la pregunta de si es realidad o ilusión lo que presencia o escucha.

La estructura abismal del universo

Desde el punto de vista de la estética, uno de los aportes más curiosos en este tipo de indagaciones fue el del pintor y filósofo inglés William Hogarth en el siglo XVIII, quien al buscar la esencia de la belleza pictórica, y posiblemente influenciado por los desarrollos del cálculo matemático, afirmó en su The Analysis of Beauty (Londres, 1753): 'Dentro de la inmensa variedad de líneas concebirles, hay una que verdaderamente sobresale, la serpentina, que podríamos llamar 'línea de la Gracia". Según Hogarth, la mente humana gusta de ser atraída, y al ojo le gusta ser guiado como si se lanzase en una "cacería'. La línea recta, por ejemplo, no tiene belleza, y animales como el cerdo o la araña son feos porque carecen de líneas ondulantes. Pocos años después Ernst Platner interpretó los hallazgos de Hogarth en forma predecible pero ingenua:

¿Dónde podríamos encontrar el paradigma de la belleza sino en la figura femenina, centro por antonomasia de la belleza? Las líneas ondulantes son bellas porque son las que determinan el cuerpo y los movimientos de la mujer (Neve Anthropologie, Leipzig, 1790.

Kant, por su parte, en su Crítica del juicio (1790), en los capítulos dedicados a Lo Sublime, habla del 'hermoso horror de lo ilimitado". La cacería de un más allá, el misterio del eterno femenino, y la hermosura de lo ¡limitado son en realidad formas de expresar un mismo sentimiento. Una cosa es el arte definido, claro, sobre un horizonte cercano y con límites, lo que caería en la categoría de lo bello; y otra es el arte que se desborda, que alude a lo infinito, a lo eterno o misterioso; la serpentina que como las ondas del mar nunca termina ; es decir, lo sublime, que conlleva las más altas emociones estéticas'1 En todo caso, parece que fue precisamente André Cide quien usó el término de puesta en abismo (Mise en Abyme) a partir de sus estudios de heráldica, para indicar el fenómeno artístico que hace que la mirada se desboque a la caza de lo ilimitado.

Dallenbach, quien a partir de la obra de Gide y en especial de su novela Les Faux-Monnayeurs, ha estudiado en detalle sus características, distingue tres calses de puesta en abismo: duplicación simple, cuando un fragmento de la obra refleja la totalidad; duplicación al infinito, cuando el fragmento incluye otro fragmento, que incluye otro que...; duplicación aporística, cuando el fragmento incluye la obra que lo incluye, en una especie de círculo que impide el avance hacia otros niveles2

En última instancia, el arte más elevado, ese que nos lanza hacia el infinito, está aprovechando el deseo arquetípico del hombre de escaparse de si, su permanente anhelo de trascendencia. Por este camino, el tema de la construcción abismal puede ¡legar a ofrecer una explicación del universo. Así lo intuyó Schopenhauer a principios del siglo pasado cuando afirmó que si el mundo como representación en su conjunto no es más que voluntad haciéndose visible, el arte es la misma visibilidad más clara todavía. Es la cámara oscura que muestra los objetos con mayor pureza y que permite abarcarlos de una ojeada. El teatro en el teatro, la escena en la escena, como Hamlet.3

Autoconciencia narrativa

La autoconciencia narrativa es tan sólo una de las formas que puede tomar la construcción abismal en literatura, y ocurre cuando la ficción se vuelca sobre sí, es decir, cuando "se piensa" a sí misma. Esto es típico de la literatura, y no aparece, por lo menos tan claramente, en las otras artes. Podemos hablar de metapoesía, cuando en un poema se cuenta la forma de escribir el poema que leemos, de metanovela o metateatro en ocasiones similares, y también, cuando en el texto de ficción se incluye crítica o teoría.

En la pintura existe el autorretrato, pero, por ser un arte espacial que apenas puede sugerir, no representar, el transcurso del tiempo, no le sería fácil expresar, por ejemplo, el proceso de la construcción del mismo cuadro que miramos.

En todo caso, la puesta en abismo busca dotar la obra de una estructura fuerte que enfatice su significado, y por lo general encierra una de las claves de interpretación.

Autoconciencia y posmodernidad

A partir de las Vanguardias, uno de los criterios de valoración deja. obra de arte ha sido la capacidad que ésta tenga de cuestionar su propia condición. Cuanto rnás agudo su cuestionamiento, niás cercana estará la obra de ser clasificada como de la posrnodernidad, tal como se indicó en la Introducción. Gran número de manifestaciones del arte contemporáneo consisten en hacer pasar al centro lo que generalmente ha permanecido en los márgenes, como los mecanismos de la creatividad, la crítica, y la evaluación misma de la obra. Es necesario sin embargo mencionar que ésta no es característica exclusiva de la posmodernidad. Muchas obras clásicas, por ejemplo Don Quijote (que generalmente ha sido considerada como la primera novela moderna) presentan esta condición. Sin embargo, cuando se usa intensamente, y sobre todo cuando se usa intensamente, y sobre todo cuando viene acompañada de complejos procesos de encajamiento, tienen por efecto alejar la obra del ámbito de lo real4. El extremo sería una nueva forma de "arte puro' (en el sentido de la poesía simbolista o de la pintura abstracta), que buscaría liberarse del yugo del refente externo, de las funciones denotativa y connotativa. Como dice Vattimo, en casos extremos de autorreferencia, la obra se convierte en intransitiva, en signo que no se agota en la referencia externa5. Y por lo tanto, son obras de muy difícil lectura.

La relación más eviente entre autoconciencia literaria y posmodernidad está dada por el hecho de que el ser humano, al alejarse cada vez más de un centro mitológico externo, se ha venido concentrando en sí mismo, y ha buscado en sí la razón de su existencia. De igual manera, la obra autoconciente no busca el referente externo sino simplemente ser, sin necesidad justificación en la realidad exterior.

En Colombia

La gama de posibilidades de la estructura abismal hace que sea utilizada por casi todos los escritores. En Colombia hay importantes antecedentes: como vimos, en De sobremesa, de José Asunción Silva, el protagonista Fernández y sus amigos leen y comentan la historia de Fernández en Europa. Así, Fernández asume en la novela el papel de lector y comentarista de su propia obra. Otra novela de gran importancia en esta tradición es La vorágine, que podría resumiese como la historia de la escritura de una novela en la selva, y la supervivencia del manuscrito. El buen salvaje (1966), de Eduardo Caballero Calderón, pertenece en su totalidad a este género: relata la lucha cotidiana de un narrador-protagonista en París por escribir la novela que leemos, e incluye todo tipo de reflexiones sobre el oficio de escritor y sobre la naturaleza de la novela como género. Los manuscritos de Melquíades en Cien años de soledad implican también una refinada utilización de este recurso, ya que al ser interpretados, resumen toda la historia de Macondo y producen en el lector el efecto de un lanzamiento vertiginoso.

Algunas de las obras analizadas en otros capítulos de este estudio presentan interesantes aspectos en el uso de la estructura abismal: en El Toque de Diana, Rafael Humberto Moreno-Durán integra la estructura abismal del cuadro "La boda de los Arnolfini" en el texto de la novela, para que sus personajes en algún momento queden también reflejados en el espejo del pintor renacentista, y por lo tanto sean lanzados a las profundidades ancestrales de la cultura. Además, incluye 13 notas de pie de página que son el producto de la lectura de otro libro, La monja alférez, de Thomas de Quincey, efectuada por el protagonista, Augusto jota, con lo que se multiplican los símbolos del relato.


1. La crítica reciente ha acuñado los conceptos de 'minimalismo" y "maximalismo' para referirse a la obra literaria, que en última instancia equivalen a 'lo Bello" y 'lo Sublime' estudiados por Burke, Kant y otros filósofos de la estética en el siglo XVIII
Volver

2. Lucien Dalienhack, Le récit spéculaire, essai sur la mise en abyme,Paris,Seuil, 1977, p. 51.
Volver

3. A. Schopenhauer, El mundo como voluntad y representación, Vol. II, Buenos Aires, Aguilar, 1960, p. 258.
Volver

4. Para un análisis de los procesos de encajamjento y la función de la escritura marginal en la novela, véase Alvaro Pineda-Botero, Teoría de la novela, Bogotá, Plaza y Janés, 1987.
Volver

5. Gianni Vattimo, El fin de la modemidad, nihilismo y hermenéutica en la cultura posmodema, Barcelona, Cedisa, 1985, p.68.
Volver



Subir


Programa de actividades

 ¬

Reseñas

 ¬

Foro virtual

 ¬

Talleres virtuales

 ¬

Ensayo final

 ¬

Manual de novela colombiana

 ¬

Síntesis de Modelos historiográficos

 ¬

Bibliografía virtual

 ¬

Bibliografía general

 ¬

Novela Colombiana en la red

 ¬

Contacto académico

 ¬


Pontificia Universidad Javeriana