¬

Jaime Alejandro Rodríguez
Posmodernidad en la novela colombiana. Narrativa colombiana de fin de siglo - Metaficción en la novela colombiana

¬

Luz Mery Giraldo B.
Narrativa colombiana: búsqueda de un nuevo canon

¬

Alvaro Pineda Botero
Del mito a la posmodernidad - La fábula y el desastre. Estudios críticos sobre la novela colombiana. [1605-1931]

¬

Raymond L. Williams
Novela y poder en Colombia - Posmodernidades latinoamericanas: La novela posmoderna.

¬

Bodgan Piotrowsky
La realidad nacional colombiana en su narrativa contemporánea

¬

Carmenza Kline
Apuntes sobre literatura colombiana -comp.-

¬

Peter G. Earle
Grabriel García Márquez

¬

Angel Rama
La narrativa de Gabriel García Márquez. Edificación de un arte nacional y popular

¬

William Rowe
García Márquez: La máquina de la Historia

¬

Rubén Jaramillo Vélez
La postergación de la experiencia de la modernidad en Colombia - Tolerancia e ilustración

¬

Treinta años después
Ponencias del IX Congreso Nacional de Literatura, Linguística y Semiótica

¬

Héctor H. Orjuela
El desierto prodigioso y prodigio del desierto" de Pedro Solís y Valenzuela. Primera novela hispanoamericana.

¬

Augusto Escobar
La violencia: ¿Generadora de una tradición literaria?

¬

María Elvira Villamil
La narrativa colombiana reciente

¬

María Helena Rueda
La violencia desde la palabra


Jaime Alejandro Rodríguez - Narrativa colombiana de fin de siglo


El silencio

En un extremo de la actitud antidiscursiva de la novela postmodema, podría destacarse la experiencia novelística de Beckett. A través de ese ejercicio de metaficción literaria radical que constituye su trilogía novelística (Molloy, La muerte de Malone y El sin nombre) es posible comprender uno de los destinos de la antidiscursividad: el silencio .

Desde el punto de vista formal, en todas las tres novelas el relato es en realidad una especie de informe en donde el naitador es, sobre todo, y evidentemente, un escritor: el procedimiento escritural queda al desnudo no sólo por la mención del acto (Molloy), sino porque el narrador-escritor alude al proceso y produce comentarios sobre esta acción de escribir y sus resultados (La muerte de Malone), conformando una mezcla de texto y metatexto, y porque finalmente, el acto mismo es cuestionado (El sin nombre).

La historia, o contenido, está reducida a servir en función de la exposición del procedimiento de la escritura; pero también desde aquí es posible seguir el proceso de dilución: las novelas de Beckett pueden considerarse figuraciones o metáforas de la escritura que se cuestiona a sí misma en una forma radical.Molloy, por ejemplo, es la metáfora de la búsqueda de la forma, del proceso de búsqueda de exactitud entre contenido y expresión.  En esta novela la referencia externa actúa como enganche, como figura del proceso de escritura.

La muerte de Mallone, en cambio, ya no utiliza la historia como referencia; es más, se la puede considerar un ensayo de erradicación de la realidad: no sólo los personajes y sus situaciones se han deteriorado con respecto a lo que se expone en Molloy, sino que los motivos actúan en función del intento de la problematización de la pretendida unidad entre expresión y contenido.

Con El Sin Nombre finaliza el proceso.  No sólo se renuncia aquí a relatar historias, sino que continuamente se advierte de la inutilidad de tal propósito. El personaje ha evolucionado y parece haber encontrado como única verdad la necesidad de callar.  Mientras Molloy había escrito voluntariamente su informe (aunque por dinero), Mallone sólo había "inventado" para sí mismo una realidad que decididamente no tenía nada que ver con lo real. El Sin Nombre escribe sólo para tener paz. El género novela (metafóricamente) ha llegado a su fin.  Todo el arte de narrar pierde sentido, el autor se libera de la compulsión de expresarse, llega al silencio.

La trilogía Beckettiana puede entenderse como un intento de ilustrar el agotamiento de esta estética compulsiva de las formas, que, aunque podría aparecer como un callejón sin salida, es en realidad una manera de advertir acerca de los destinos de una novela que no ha escuchado las llamadas que su propia historia le ha brindado.  Una manera de advertir que la "presentación" conforma una lógica desesperante, "aterradora", y que lo que queda por hacer es, a la par con ese desenmascaramiento de la pérdida de la fuerza de la "expresión"; comprometerse con la expresión, algo que Beckett, seguramente, encontró por fin en sus dramas.



Subir


Programa de actividades

 ¬

Reseñas

 ¬

Foro virtual

 ¬

Talleres virtuales

 ¬

Ensayo final

 ¬

Manual de novela colombiana

 ¬

Síntesis de Modelos historiográficos

 ¬

Bibliografía virtual

 ¬

Bibliografía general

 ¬

Novela Colombiana en la red

 ¬

Contacto académico

 ¬


Pontificia Universidad Javeriana