¬

Jaime Alejandro Rodríguez
Posmodernidad en la novela colombiana. Narrativa colombiana de fin de siglo - Metaficción en la novela colombiana

¬

Luz Mery Giraldo B.
Narrativa colombiana: búsqueda de un nuevo canon

¬

Alvaro Pineda Botero
Del mito a la posmodernidad - La fábula y el desastre. Estudios críticos sobre la novela colombiana. [1605-1931]

¬

Raymond L. Williams
Novela y poder en Colombia - Posmodernidades latinoamericanas: La novela posmoderna.

¬

Bodgan Piotrowsky
La realidad nacional colombiana en su narrativa contemporánea

¬

Carmenza Kline
Apuntes sobre literatura colombiana -comp.-

¬

Peter G. Earle
Grabriel García Márquez

¬

Angel Rama
La narrativa de Gabriel García Márquez. Edificación de un arte nacional y popular

¬

William Rowe
García Márquez: La máquina de la Historia

¬

Rubén Jaramillo Vélez
La postergación de la experiencia de la modernidad en Colombia - Tolerancia e ilustración

¬

Treinta años después
Ponencias del IX Congreso Nacional de Literatura, Linguística y Semiótica

¬

Héctor H. Orjuela
El desierto prodigioso y prodigio del desierto" de Pedro Solís y Valenzuela. Primera novela hispanoamericana.

¬

Augusto Escobar
La violencia: ¿Generadora de una tradición literaria?

¬

María Elvira Villamil
La narrativa colombiana reciente

¬

María Helena Rueda
La violencia desde la palabra


Jaime Alejandro Rodríguez - Narrativa colombiana de fin de siglo


Historia de la novela

El caso de la novela es particularmente interesante si se observa desde tres perspectivas: en primer lugar, desde lo que Millan Kundera ha identificado como las "llamadas no escuchadas de la novela"; en segundo lugar desde una revisión de su historia que devela el carácter antidiscursivo original del género y, finalmente, desde lo que Walter Ong denomina la "transformación de la línea narrativa".

En su libro El Arte de la Novela, Kundera nos advierte que no sólo es posible, sino necesario hablar de un fin o muerte de la novela en el sentido de su agotamiento en la unidimensionalidad de su historia.  Para Kundera, el destino de la novela se parece menos al de una mina de carbón agotada que al del cementerio de las ocasiones perdidas: aún es posible imaginar otras historias de la novela (en todo caso distintas a la que determinó el discurso moderno, para el cual lo importante era la verosimilitud, el decorado realista, el rigor cronológico) y específicamente, si se atendiese "ciertas llamadas no escuchadas", sería posible incluso establecer derroteros distintos:

La primera llamada es la del juego, propuesta en el Tristam Shandy, de Laurence Steme, y en Jack el fatalista, de Denis Diderot; obras donde la levedad y el juego determinan una estructura, obras que no se preocupan por la verosimilitud o la referencia realista, sino que proponen una lógica distinta, una especie de "paralógica" .

La segunda llamada es la del sueño, sobre todo la que plantean las obras de Kafka.  En la obra de Kafka, la imaginación "explota" como en un sueño y se libera así de la verosimilitud.

Una tercera llamada es la que proponen obras como las de Musil o Broch, quienes incluyen en la estructura de la novela estrategias discursivas propias de la inteligencia y el pensamiento con el propósito de convertirla, no en ensayo, sino en una especie de "síntesis intelectual".

Finalmente está la llamada del tiempo, que aparece en obras como la de Carlos Fuentes o Denzil Romero  que logran franquear los límites temporales de una vida individual en los que la novela tradicionalmente se había encerrado.

En realidad, la historia de la novela podría entenderse como la de su propia auto-limitación, pero también como la de su esclavitud frente a un tipo de discurso organizador que la obliga a una presentación de tipo "verosímil" y "realista" como garantía de performatividad.  La novela, sin embargo, puede emprender otros caminos, especialmente si se recupera y se recuerda constantemente su origen antidiscursivo.

Si bien es cierto que, como nos lo muestra Julia Kristeva en su libro El Texto de la Novela, en su nacimiento como género (es decir, como procedimiento estructural), el texto novelesco tuvo que asumir la necesidad de expresarse, aún en contra de su intención antidiscursiva original, dando origen así a un tipq de significado retórico que enmascaraba esa trasgresión antidiscursiva propia de su modo de ser, seria posible aún que la novela (la posmodema) retornase radicalmente ese origen, en un intento renovado y quizás definitivo por liberarse del discurso y de la expresividad (es decir, de la obligación de hacerse "presentable").  Desde este punto de vista, es posible comprender el propósito de la novela posmodema de superar esa "incapacidad" estructural que le impidió liberarse de su dependencia del sujeto del discurso (dependencia que le garantizó, no obstante, un sentido y un significado) hasta poder incluir el no sentido, el antisignificado, la trasgresión tanto de la lógica como de la retórica y encontrar en la multiplicidad y el desenmascaramiento (bricolage y metaficción) una salida, un destino renovado.

Así, a la anti-representatividad de la máscara (que le permitió liberarse del sujeto parlante, anular la distancia destinador/destinatario y encamar el tiempo mediante una estrategia retórica, pero que no la liberó del discurso) habría seguido (tras un proceso de autoconciencia que tendría antecedentes en Joyce, el surrealismo, Becket, el noveau roman y otros movimientos) una actitud anti-discursiva radical: la novela posmodema sería este tipo de acto que hace conciencia de la tarea incompleta (la novela sólo logró sustituir un sentido lógico por uno retórico) y propone el no-sentido, el no discurso, la desaparición de la línea estructural omnisciente.

Pero quizás esto se deba a cierto retomo que abre un camino de posibilidades no explotadas, llamadas ocultas, lo no dicho, lo no pensado, el futuro vivo e inagotable que ha de ser retomado desde el pasado.

De este tipo de retomo nos habla también Walter Ong , para quien la novela actual es el resultado de la transformación de la línea narrativa (es decir, resultado de una historia aún más amplia que la de la propia novela: la del modo humano de narrar). Esta transformación habría avanzado, según Ong, desde los relatos orales (organizados por una dinámica de memoria oral), con su estructura episódico-acumulativa, pasando por la forma novela, con su estructura de trama (es decir, una narración de estructura piramidal, cuyo punto máximo de desarrollo sería la novela policiaca), sólo posible en las culturas modernas con escritura.

Ahora, conforme la cultura tipográfica ha trasmutado en cultura electrónica (también llamada por Ong era de la "oralidad secundaria", que podría asimilarse a lo que otros han convenido llamar la Hipermodemidad o la cibercultura), la trama esquemática se habría automatizado hasta hacerse demasiado "fácil" tanto para el autor como para el lector, con lo que la literatura de vanguardia se habría visto en la necesidad de descomponer o disimular las tramas de su narraciones y habría, entre otras cosas, intentado un retomo a la estructura episódico-acumulativa (como en el caso del Ulyses de Joyce, "armada" por recuerdos o ecos); retomo que, aunque no libera la novela de una psicodinámica textual elaborada, le permite reencontrar sus intenciones anti-discursivas originales.

Lo importante de estas tres perspectivas que he recordado aquí es que en todos los casos se presta atención al origen y se busca una salida, un nuevo camino frente a ese agotamiento de la historia (de la que parece muy consciente la novela contemporánea) y que esta salida tiene siempre un matiz antidiscursivo.



Subir


Programa de actividades

 ¬

Reseñas

 ¬

Foro virtual

 ¬

Talleres virtuales

 ¬

Ensayo final

 ¬

Manual de novela colombiana

 ¬

Síntesis de Modelos historiográficos

 ¬

Bibliografía virtual

 ¬

Bibliografía general

 ¬

Novela Colombiana en la red

 ¬

Contacto académico

 ¬


Pontificia Universidad Javeriana